Gastronomía

La carta del Bilbao se compone de clásicos imprescindibles e inamovibles que llevan años deleitando al comensal. Pero, cada cierto tiempo, Pere Valls sorprende con nuevas aportaciones, platos que se renuevan o creaciones surgidas a raíz de los productos de temporada.

“Me entusiasman algunas receptas clásicas de la gastronomía catalana, como es el caso de l’escudella i la carn d’olla –que nunca dejaré de ofrecer en temporada de invierno- los guisantes “ofegats” con tocino y butifarra negra, el “trinxat” (col y patata) o el “cap i pota” (callos). También me interesan otros platos tradicionales como el rabo de buey al vino tinto, el cabrito al horno, el rodaballo con ajos o el bogavante a la plancha. Por otro lado, al Bilbao también nos gusta aportar una chispa de innovación a nuestras receptas, aunque siempre hemos huido de mezclas indescifrables.”
“Nos complace que el cliente pueda distinguir cada uno de los ingredientes y nos dedicamos a hacer una cocina directa que no enmascare los productos esenciales de cualquier plato. Por este motivo, en nuestra carta figuran opciones como ahora las colmenillas con foie y trufa, el timbal de pulpo, o los huevos fritos con foie y trufa.” “También considero que el vino es imprescindible para completar una buena comida y me gusta tener cuidado de su elección”.

El Bilbao propone una cocina de mercado tradicional con toques modernos, caracterizada por la utilización de productos de proximidad frescos que se compran diariamente a proveedores locales.